Colección: Tarot y Oráculos

Los tarots y oráculos son herramientas utilizadas en prácticas esotéricas y adivinatorias para obtener información sobre el pasado, presente o futuro, o para buscar orientación en aspectos de la vida personal. Los tarots generalmente consisten en un mazo de cartas con imágenes simbólicas que se interpretan según su disposición en una lectura. Los oráculos, por otro lado, pueden ser diversas formas de adivinación que pueden incluir cartas, runas, huesos, o cualquier otro objeto que se utilice para recibir mensajes intuitivos o divinados. Ambos se utilizan como medios para obtener percepciones, insights o consejos sobre diferentes situaciones.

Usos de las tarots 

  • Adivinación: Se utilizan para obtener información sobre el pasado, presente o futuro, así como para explorar diferentes aspectos de la vida de una persona.
  • Reflexión personal: Muchas personas usan el tarot como una herramienta para la autoexploración y el crecimiento personal, interpretando las cartas en función de sus propias experiencias y emociones.
  • Orientación espiritual: Algunas personas recurren al tarot en busca de orientación espiritual o consejo en momentos de duda o confusión.

Usos del Oraculo :

  • Adivinación: Se utilizan para responder preguntas específicas o para obtener orientación sobre situaciones particulares en la vida de una persona.
  • Inspiración: Los oráculos pueden servir como herramientas para inspirar la creatividad o la reflexión, proporcionando mensajes simbólicos o enigmáticos que invitan a la interpretación personal.
  • Meditación y contemplación: Muchas personas utilizan oráculos como parte de su práctica espiritual o de meditación, reflexionando sobre las imágenes o mensajes recibidos para encontrar insight o claridad.

Los tarotistas son personas que practican la adivinación utilizando cartas de tarot como herramienta principal. Estas personas utilizan su intuición, conocimiento simbólico y habilidades interpretativas para proporcionar orientación, claridad y respuestas a quienes buscan ayuda o consejo.

Para ser un tarotista efectivo, no es necesario tener habilidades sobrenaturales o místicas. Sin embargo, es importante tener ciertas destrezas y cualidades, como:

Intuición: La capacidad de sintonizar con la intuición propia y la de los demás es fundamental para interpretar las cartas de manera precisa y significativa.

Conocimiento Simbólico: Es necesario comprender el simbolismo de las cartas del tarot y cómo se relacionan entre sí para interpretar correctamente los mensajes que transmiten.

Empatía: La capacidad de empatizar y comprender las emociones y situaciones de los consultores es importante para proporcionar lecturas comprensivas y útiles.

Ética Profesional: Los tarotistas deben ser éticos en su práctica, respetando la confidencialidad y el bienestar de sus consultores, y evitando manipulaciones o predicciones negativas.

Si bien cualquiera puede aprender a leer las cartas del tarot, no todos se convierten en tarotistas expertos. La práctica constante, el estudio continuo y la experiencia son clave para desarrollar y perfeccionar las habilidades interpretativas.

 Los tarotistas, que son aquellos que practican la lectura de tarot, pueden usar diferentes métodos para interpretar las cartas del tarot y proporcionar lecturas significativas. En cuanto a los oráculos, que son sistemas de adivinación más amplios que pueden incluir diversas herramientas como cartas, runas, conchas, entre otros, también pueden ser utilizados por tarotistas, aunque no exclusivamente.Cualquier persona interesada en aprender y practicar la lectura de oráculos puede hacerlo. No hay un requisito específico en términos de habilidades especiales o afiliación religiosa. Sin embargo, la capacidad para interpretar los símbolos y mensajes del oráculo puede desarrollarse con el tiempo a través de la práctica, la intuición y el estudio. Algunas personas eligen recibir formación formal en la lectura de oráculos a través de cursos, libros o mentores, mientras que otras pueden desarrollar sus habilidades de forma autodidacta. En última instancia, lo más importante es tener una mente abierta, respeto por la práctica y una ética responsable al proporcionar interpretaciones a otras personas.